El cuerpo humano se compone de elementos que, a pesar de su baja presencia, son fundamentales para un buen funcionamiento del organismo. 

Su carencia puede ser determinante para que se desarrollen ciertas enfermedades. Por ejemplo, un déficit de yodo puede alterar el buen funcionamiento del tiroides, la escasez de zinc te baja las defensas y la combinación del cobre y la plata tiene propiedades bactericidas. 

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted